Reducción de Sodio, la preocupación crece alrededor de su consumo

Desde una década atrás, en el mundo se ha venido generando una alta preocupación por las consecuencias que trae en la salud derivadas del consumo excesivo de sodio. Lo anterior debido a que confirma cada vez más la relación directa entre el sodio y el desarrollo de enfermedades cardio vasculares (CVD por sus siglas en inglés) tales como la hipertensión arterial, siendo esta última una de las principales morbilidades presentes en la población responsable de causar 9.4 millones de muertes anuales en el mundo[1]. En Latinoamérica, las cifras relacionadas con el desarrollo de enfermedades cardio vasculares – CVD, no son menos alentadores. En nuestra región se estima que un tercio de la población adulta sufre de hipertensión arterial y su prevalencia aumenta a medida que la población envejece[2]

Trayendo las cifras al contexto colombiano, se ha establecido que las enfermedades cardio vasculares -CVD- son la principal causa de muerte de la población entre los 18 a 69 años, donde la hipertensión arterial se relaciona con un tercio de los accidentes cerebro vasculares, enfermedades coronarias y cardiopatías[3]. Ahora, esta preocupación por el consumo excesivo de sodio y su relación con morbilidades que pueden causar la muerte se ha acentuado más con la pandemia de COVID-19 que estamos viviendo en este momento en nuestro, ya que este virus es capaz de matar a pacientes que con morbilidades tales como la hipertensión arterial u otras relacionadas.

En un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud y publicado en el año 2007 denominado “Sodium Intakes around the World”, se pudo establecer a través de análisis de orina en una muestra de la población colombiana que el consumo de promedio en hombres era de 5.3 g sodio/día equivalente a consumir 13.7 gr de sal/día y en mujeres era de 3.9 g de sodio/día equivalente a consumir 10.1 g de sal/día. Esta cifra está muy por encima a la ingesta diaria recomendad de sal, la cual es de 5 g de sal/día[4]. ¡¡¡colombianos estamos consumiendo casi 3 veces más de lo recomendado como saludable!!!

Es por ello por lo que en Colombia y en toda la región latinoamericana, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud – OPS-, desde el año 2012 se han venido desarrollando estrategias para reducir el consumo de sal sodio. Donde en el caso Colombiano se ha desarrollo en el año 2012 la “ESTRATEGIA NACIONAL PARA LA REDUCCIÓN DEL CONSUMO DE SAL/SODIO  2012-2021”, la cual está próxima a culminar su implementación a través de la expedición del resolución 2013 del 9 de noviembre de 2020[5], donde se le esta otorgando a las entidades gubernamentales de control y vigilancia herramientas, niveles de referencia por producto y mecanismos de acción para controlar los niveles de sal-sodio en los alimentos consumidos y fabricados en Colombia.

Por todo lo anterior DISAN como socio estratégico de la industria de alimentos en Colombia y como empresa que busca la innovación y desarrollo de esta, en los últimos años ha venido explorando y fortaleciendo su portafolio con materiales que ayuden a lograr la reducción de sodio en los alimentos fabricados en nuestro territorio. Donde no solo nos hemos limitado a tener los materiales disponibles para nuestros clientes, sino que a través de nuestro equipo e instalaciones de R&D en Bogotá, hemos desarrollado el conocimiento de estos en diferentes productos, procesos y/o aplicaciones, para ayudar a nuestros clientes a lograr de una forma más rápida y sencilla el cumplimento tanto de esta nueva ley como de las tendencias saludables que seguramente empezaran a tomar mas fuerza en Colombia.

Consulta con nuestra fuerza de ventas o directamente con nuestro equipo de R&D de DISAN nuestras soluciones para lograr la ventaja competitiva de sus productos.

[1] SHAKE menos sal, más salud. Guía técnica para reducir el consumo de sal. Washington, D.C.: Organización Panamericana de la Salud; 2018. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.

[2] Pan American Health Organization – World Health Organization. Cardiovascular disease prevention through dietary salt reduction. Washington, D.C.: OPS-OMS; 2011.

[3] Estrategia Nacional para la reducción del consumo de sal/sodio en Colombia 2012-2020

[4] ABC del consumo de sal-sodio en Colombia; https://www.minsalud.gov.co/salud/Paginas/ABC-reduccion-consumo-sals-odio.aspx

[5] Ministerio de Salud y la Protección Social 2020

 

CAMILO VEGA RAMIREZ

Especialista de Marketing Técnico para Alimentos

Corporativo – DISAN