Micotoxinas: una amenaza real para la producción animal

  • Categoría de la entrada:Nutrición Animal

Las micotoxinas son metabolitos de origen fúngico que causan cambios patológicos en el animal a nivel bioquímico y fisiológico. Entre un 25% y 50% de los cultivos a nivel mundial se encuentran contaminados con micotoxinas y dentro de las más estudiadas debido a su efecto negativo sobre la salud y los parámetros productivos se encuentran: aflatoxinas, zearalenona, ocratoxina, fumonisina, y los tricotecenos (Figura 1). Las pérdidas económicas se dan en diferentes etapas, por ejemplo, en el cultivo y cosecha se dan pérdidas importantes que para el caso de Estados Unidos (maíz, trigo y maní) ascienden a $932 millones anualmente. Mientras que en la producción animal se presenta una reducción de la rentabilidad por una mayor incidencia de enfermedades y disminución en el rendimiento.

Figura 1 Especies de hongos que producen las principales micotoxinas.

"Existen más de 200 hongos capaces de producir micotoxinas y más de 400 identificadas"

De forma general las micotoxinas pueden causar:

Incremento en el consumo de agua.

Retraso en el crecimiento

Necrosis de tejidos, especialmente lesiones dérmicas.

Deterioro del consumo y conversión de alimento.

Daño hepático y renal.

Inmunosupresión.

Pérdida de indicadores reproductivos.

Aumento de la mortalidad.

Residualidad en productos de origen animal.

La prevención de la proliferación de hongos y micotoxinas debe darse de manera integral en las diferentes etapas asociadas a la producción de los ingredientes y a la elaboración del alimento balanceado (Figura 2). Factores ambientales y de manejo pueden disminuir sustancialmente la concentración de micotoxinas.

Figura 2 Etapas del sistema de producción donde puede presentarse contaminación con hongos y producción de micotoxinas.

Por otra parte, no observar crecimiento de hongos en el alimento no es garantía de la ausencia de micotoxinas. En condiciones comerciales emplear técnicas analíticas de laboratorio pueden ayudar a relacionar los síntomas en el animal con la incidencia de la micotoxicosis, ya que esta puede ser de carácter específico e inespecífico y a bajas concentraciones pueden causar efectos negativos por la sinergia entre micotoxinas, que puede provocar incrementos en la absorción o reducción en la degradación. Por esta razón, la prevención y protección son prácticas de gran relevancia que deben ser implementadas durante la elaboración del alimento balanceado para promover procesos de bio-inactivación, brindar soporte a órganos potencialmente afectados y mantener los parámetros productivos de los animales.

Existen reportes de los impactos negativos de las micotoxinas en diferentes especies y etapas productivas. Las micotoxinas pueden generar impactos negativos sobre el normal funcionamiento del intestino (Figura 3) y la exacerbación de enfermedades infecciosas por la translocación de especies de bacterias como la Salmonella entérica y E. coli a otros compartimentos (Antonissen et al., 2014).

Figura 3 Principales efectos de las micotoxinas producidas por el Fusarium en el epitelio intestinal. Adaptado de: Antonissen et al., 2014

En aves reproductoras la presencia de micotoxinas se asocia con la disminución en el consumo de alimento, heterogeneidad de los lotes, incrementos en la mortalidad embrionaria, disminución de la calidad de la cáscara, el porcentaje de huevos incubables y los títulos de anticuerpos frente a virus como el de la bronquitis. Asociado a esto se puede presentar un efecto de arrastre sobre el desempeño de la descendencia, presentando una disminución en las ganancias de peso y la respuesta inmune.

"La presencia de micotoxinas en el alimento de animales reproductores afecta la viabilidad y el rendimiento de la progenie."

En gallinas ponedoras, los principales efectos negativos de las micotoxinas se relacionan con la reducción en el consumo de alimento y el porcentaje de postura, el incremento en la conversión alimenticia y la disminución de los niveles de calcio en plasma con efectos adversos en la calidad de la cáscara.

En pollos de engorde, se evidencian impactos negativos en el consumo de alimento, las ganancias de peso, la conversión alimenticia, lesiones orales, hepáticas y renales, necrosis de tejidos por vasoconstricción, inmunosupresión y dificultad para respirar.

En cerdas reproductoras, el análisis de la presencia de micotoxinas en el alimento tiene importancia debido a que puede causar anestros, abortos, incrementos en la mortalidad embrionaria, baja efectividad de los programas de reproducción, disminución en el número de lechones nacidos vivos, menores pesos al nacimiento, incremento en el intervalo destete – primer servicio e inmunosupresión. En machos reproductores se han observado características de feminización, atrofia testicular, reducción en el conteo de espermatozoides, motilidad espermática y en el volumen del eyaculado.

Mientras que en cerdos en crecimiento, la presencia de micotoxinas en el alimento puede disminuir el consumo, causar inmunosupresión, edema pulmonar, daño hepático, degradación de la integridad de la microvellosidad intestinal y disminución en el crecimiento, lo cual hace que los animales sean mas propensos a enfermarse, la producción invierta recursos en medicamentos y se reduzca la rentabilidad de la granja.

"La reducción del crecimiento y producción causada por las micotoxinas afecta la rentabilidad del negocio"

Por otra parte, en organismos acuáticos como los peces la presencia de micotoxinas y sus efectos varían de acuerdo con el tipo y la cantidad de la toxina, así como la fase productiva del animal. Dentro de las principales afectaciones se encuentran la reducción del crecimiento, el incremento en la mortalidad, la inmunosupresión, efectos deletéreos sobre la conversión alimenticia y disminución de la rentabilidad.

La incidencia de micotoxinas en el alimento de las mascotas tiene efectos negativos como vómitos, rechazo del alimento, disminución del crecimiento, pérdida de peso, hepatotoxicidad, nefrotoxicidad, inmunosupresión y cambios anómalos en el sistema reproductivo que impactan la calidad de vida, bienestar y salud de los animales.

"Las micotoxinas no solo afectan la calidad de vida de las mascotas, también conllevan impactos emocionales para el propietario, pérdida de la reputación y posicionamiento de la compañia productora del alimento"

Las micotoxinas afectan los diferentes eslabones de la cadena de producción de alimento balanceado para animales disminuyendo la rentabilidad y representando una problemática para el bienestar, salud y productividad de los animales.